Desde la calma ¡Calma tensa!

   Desde la calma ¡Calma tensa! … Con el título de este post me gustaría hacerte reflexionar ¿Te has parado a pensar qué hoja de ruta seguir en el entorno socialmedia? ¿De dónde vienes? ¿Hacia dónde vas? ¿Qué rastro y aportaciones dejas?

   Recuerda que nos encontramos en un entorno líquido, todo fluye cada vez más rápido y has de posicionarte.

   Quiero mencionar en este post unos puntos que me gustaría que tuvieses en cuenta a la hora de establecer tu hoja de ruta. Para dejar huella has de tener estas cuestiones muy claras, no has de seguir un destino sin rumbo predefinido, has de entender el fin y has de cuestionar cada punto de inflexión ¿Quién dijo que fuese fácil? El contexto es líquido, flotar es obligatorio, casi nada es lo que parece, aprende a leer entre líneas.

 

  

   Diferénciate para tener sentido.

   En un ecosistema global, la diferenciación y utilización de los rasgos que te identifican es uno de los medios a tu alcance para crear valor en torno a tu proyecto personal, consiste en construir unos buenos cimientos y dotar de sentido al proyecto, el entorno lo ha de valorar positivamente.

   Utiliza la seducción.

   Invierte tiempo en entrenar la seducción porque te abrirá caminos ¿Se te ocurre algún ejemplo en el que tus virtudes de seducción te hayan ayudado a realizar un negocio importante? ¿Crees en ti mismo y en tu capacidad de seducir? ¿Consigues impactar en los demás fácilmente?

   Respeta la posibilidad de virar tu rumbo.

   Utiliza la posibilidad de virar el rumbo de tu estrategia, es positivo que te des cuenta de los errores, analiza con libertad y desde la calma, eso si, calma tensa, no te recomiendo seguir un rumbo hacia ninguna parte y nunca querer virar, sabemos que el entorno no siempre es fácil, en este momento menos.

   Defiende tu estilo.

   En esa hoja de ruta que te menciono, defiende tu propio estilo, no te recomiendo que intentes emular el éxito ajeno, las segundas partes casi nunca son buenas, obsérvate siempre desde un ángulo exterior. A medida que esto ocurra, provocarás el efecto contrario al miedo inicial, conseguirás tener un proyecto con estilo, mentalidad propia y alta dosis de adrenalina.

   Déjate llevar, nada es lo que parece.

   Las primeras impresiones siempre suelen ser buenas, déjate llevar por la primera idea, incluso cuando te parezca un tanto insostenible, deja que tu mente inconsciente haga su trabajo, defiende esos momentos en los que las ideas surgen casi sin pensar, no las dejes escapar, sácales provecho y dales forma. Desde luego si detectas que te equivocas asumirlo es lo más inteligente.

   Mira al pasado pero como herramienta para mejorar tu futuro.

   Me gustaría que reflexionases sobre tu pasado, recuerda el post “¿Has bajado alguna vez al barro?“, las experiencias que has vivido te condicionan en el futuro junto a la intensidad y la fuerza que utilices. Si te sirve como motivación, acuérdate que el recorrido de tu camino es finito, aprovéchalo.

   Recuerda que tu hoja de ruta está sin escribir, no pierdas la oportunidad …. por eso ¡Calma tensa!

Chic@s, ¡Nos leemos! 😉 

 

Desde la calma ¡Calma tensa!
Etiquetado en: